Se redescubre la primera partitura polifónica

Mucha de la música que escuchamos hoy en día y que ha sido importante artísticamente a lo largo de la historia se encasilla en una categoría llamada música polifónica, es decir, en la que suenan varias voces melódicas a la vez que pueden llevar incluso ritmos diferentes. Pero, ¿cuándo empezó este tipo de música?

Una nueva investigación ha descubierto la pieza musical más antigua conocida hasta ahora de música polifónica (en forma de manuscrito), en la Biblioteca Británica en Londres. La partitura se cree que data de principios del siglo X y es un pequeño canto dedicado a Bonifacio, el santo patrón de Alemania. Está escrito en el espacio que hay al final de un manuscrito sobre la vida de un obispo en una notación que precede a la invención del pentagrama que usamos hoy en día.

Harley 3019, f. 56v

He aquí el susodicho manuscrito, con la partitura escrita en la parte de abajo.

Antiguo y transgresor

La pieza la descubrió Giovanni Varelli, un doctorando del St. John’s College (en la Universidad de Cambridge) mientras estaba en el período de prácticas en la Biblioteca Británica. Descubrió el manuscrito por casualidad y le chocó la inusual forma de la notación. Varelli es especialista en notación musical temprana, y se dio cuenta de que había dos partes vocales, cada una complementando la otra.

Los tratados donde se exponen las bases teóricas para este tipo de piezas nos llegan desde la Edad Media, pero hasta ahora los primeros ejemplos de piezas prácticas escritas específicamente para más de una voz venían de una colección conocida como ‘The Winchester Troper’ que data también del siglo X. La investigación de Varelli sugiere que el autor de la recién descubierta pieza (una antífona con una segunda voz que le otorga acompañamiento) se escribió alrededor del año 900. Además de por la fecha, la pieza es importante porque se desvía de la convención expuesta en los tratados de la época. Esto sugiere que incluso a este nivel los compositores estaban experimentando con la forma y rompiendo las reglas teóricas de la polifonía casi al mismo tiempo al que componían.

«Lo que es interesante aquí es que estamos mirando al nacimiento de la música polifónica y que no estamos viendo lo que esperábamos.», dice Varelli. «Típicamente, la música polifónica se ve como desarrollada a partir de un conjunto de reglas fijas y práctica casi mecánica. Esto cambia cómo entendemos ese desarrollo precisamente porque quienquiera que lo escribiera estaba rompiendo esas reglas. Muestra que la música en esta época estaba en un estado de flujo y desarrollo, las convenciones eran menos reglas para seguir, que un punto de partida a partir del cual uno podría explorar nuevos caminos de composición.»

La pieza es técnicamente conocida como un órganumun tipo primitivo de música polifónica basada en canto llano, donde el acompañamiento se canta por encima o por debajo de la melodía (generalmente a una distancia de cinco notas). El hecho de que sea un ejemplo temprano de música para dos partes pasó desapercibido, probablemente, porque el autor usó una forma muy primitiva de notación para la pieza polifónica, que habría sido indescifrable para la mayoría de los lectores modernos. «La notación de un cántico nos indica esencialmente la dirección de la melodía y cuando sube o baja, la notación del órganum coincide, dándonos también los intervalos exactos para el canto.»

modern_notation_0

En notación moderna, la partitura luciría tal que así.

Buscando alemanes

Quién escribió la música, y de qué monasterio procede sigue siendo un misterio, pero a través de un meticuloso trabajo detectivesco, Varelli ha sido capaz de fijar su origen más probable a uno de los numerosos centros eclesiásticos en lo que es ahora el noroeste de Alemania, en algún sitio alrededor de Paderborn o Düsseldorf. Esto es en parte porque el tipo de notación de canto llano era usado mayormente en Alemania en esa época y por una inscripción anónima en Latín en la parte superior de la página que dice (traducida): “que se celebra el 1 de diciembre”. Este extraño comentario, una referencia al día del santo Maternianus, alude al hecho de que al contrario que la mayoría de monasterios que celebran este día el 30 de abril, unas cuantas comunidades al noroeste de Alemania lo celebraba el 1 de diciembre.

En palabras de Nicolas Bell, el conservador de música de la Biblioteca Británica: «Esto es un descubrimiento emocionante. Cuando se catalogó por primera vez este manuscrito en el siglo dieciocho, nadie fue capaz de entender estos extraños símbolos. Estamos encantados de que Giovanni Varelli ha sido capaz de descifrarlos y entender su importancia en la historia de la música.»

Finalmente, así es como sonaría la pieza polifónica más antigua jamás descubierta. Está cantada por Quintin Beer (izquierda) y John Clapham (derecha), ambos estudiantes de la Universidad de Cambridge:

Pd: Si el vídeo no se ve, no dudéis en dejar un comentario en esta misma entrada.


¡Y no te olvides de seguir a Scire Science en Facebook y Twitter!

 

Anuncios

Acerca de ResisZienzia

Aquí os explico un poco más sobre mí... https://scirescience.wordpress.com/2014/05/31/sobre-el-autor/ Pd: para "navegar" entre entradas, a la derecha en el principio de la página tenéis las distintas categorías.
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Alguna duda? ¿Quieres matizar? No dudes, pues, en comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s