La ciencia del Megalodón

Tras un período irregularmente vacacional en el blog, quería volver con alguna entrada a lo grande. Y puesto que acabamos de pasar el verano, el tema marino no podía faltar. Así que vamos con lo más grande a la vez que interesante que he podido encontrar en el mar: el megalodonte o megalodón (Carcharodon megalodon).

Mega, grande; odon, diente. megalodonWMDiente grande (de hecho a veces se lo puede encontrar como «tiburón megadiente»)… ¿pero cómo de grande? Estamos hablando del mayor tiburón que ha existido y uno de los mayores vertebrados de la historia. Con unos dientes robustos (podían no romperse incluso atravesando huesos), de borde aserrado (para desgarrar la carne) y llegando a medir cerca de 18 cm en diagonal, era un bicho con el que valía la pena no cruzarse. Si a esto le añadimos que tenía cerca de 276 dientes distribuidos en 5 filas, todo encajado en una mandíbula que mediría cerca de los 2 metros, no nos debería sorprender que fuera el rey de la cadena trófica de la época. Una época que abarcó entre el oligoceno tardío y el pleistoceno, lo que viene siendo entre 28  y 1.5 millones de años, aunque en el imaginario popular quizás no se extinguió hace tanto (más adelante incido en esto).
Se han encontrado fósiles de ejemplares bastantes completos, por ejemplo, en Antwerp (Bélgica) hay uno con hasta 150 vértebras centrales. Pero al tratarse de un tiburón en realidad, su esqueleto es principalmente cartilaginoso, por lo que el registro fósil es bastante pobre en comparación con otras especies. Pero esto no es algo que vaya a impedir a la ciencia saber cómo era y dónde vivía este monstruo (en el mejor sentido de la palabra) marino.


Exprimiendo los datos

Megalodon_scale1

El megalodón (en gris) comparado con otras especies de tiburones. En azul, un ser humano.

Se considera por algunos que el gran tiburón blanco es la especie viva más cercana, por lo que varias características y comportamientos del megalodón se han basado en él. Tras más de un siglo de proponer modelos e ir recogiendo distintos tipos de fósiles, el consenso general es que este tiburón gigante medía alrededor de 16 metros¹.

Con tal tamaño, y tal mandíbula, es fácil imaginarse que la fuerza de la mordida no debía ser pequeña… y eso comprobaron en 2008 un grupo dirigido por Stephen Wroe. Las conclusiones es que un ejemplar de unos 20 metros sería capaz de ejercer una mordida de 182 201 newton, lo que viene siendo 5 veces más fuerte que la que daba el Tyrannosaurus Rex. Para mas inri, este tiburón movía la cabeza de lado a lado una vez mordía a la presa por lo que la fuerza percibida era todavía mayor. Por todo esto, debía tener unos músculos de las mandíbulas muy bien desarrollado, lo que le daría un aspecto de ojos hundidos.

Para aguantar un tamaño tan tremendo, su alimentación no podía ser menos. Comía más de 1,1 toneladas de carne cada día, con un peso medio de 77 toneladas. Por marcas encontradas en fósiles de otros animales, este superpredador obtenía su comida casi de cualquier animal, sobre todo de delfines, focas, leones marinos e incluso ballenas. Les atacaba (al contrario que los tiburones de hoy en día) a las partes duras como la caja torácica y columna para destrozarlas y así matar a la presa para luego desgarrar la carne.²

Carcharodon_megalodon

Como quien se senta en un sofá.

Los fósiles indican que el lugar donde vivían era el océano… entero. Era una especie cosmopolita, aunque probablemente las crías (que nacían midiendo entre 2 y 3 metros) preferían las zonas más costeras – al contrario de los adultos que acechaban mar adentro -, por ser más cálidas, con menos peligros potenciales y con más alimento.³

Como he mencionado antes, los indicios más fiables apuntan a que el megalodón se extinguió hace aproximadamente 1.5 millones de años principalmente porque el rápido cambio climático que hubo en la era glacial hizo mermar la cantidad de ballenas (y por tanto alimento) disponible además del propio cambio de temperatura del agua y probablemente la aparición de depredadores, es decir, competencia. Pero la cosa no acaba aquí…

…porque entran en juego los criptozoólogos y el imaginario popular.


Criptozoología y mockumentaries

La criptozoología se ocupa de las criaturas que los científicos llamarían o mitología, o criaturas inexistentes. Algunos ejemplos son el monstruo del lago Ness, el Yeti, Bigfoot… y el megalodón. Y el problema con los criptozoólogos es que funcionan «al revés» , en vez de decir que una criatura no existe hasta que se demuestre, se basan en que existe hasta que se demuestre que no existe (no sé si captáis la diferencia).

Coleccion de dientes megalodones juveniles.

¿Pero no habíamos dicho que sí habían pruebas fiables de que el megalodón había existido? Exacto, había existido, al contrario de los criptozoólogos que creen que o se extinguió más tarde o incluso que podría seguir vivo. La idea de su supervivencia reciente se inspira usualmente en el descubrimiento de un diente de C. megalodon por miembros del barco HMS Challenger en 1872, en el cual algunos creyeron que sólo tenía 10 000 años. Este tiempo se basa en la cantidad de manganeso acumulado sobre unos dientes. No obstante, es bastante probable que los dientes estuviesen ya fosilizados antes de que la
costra de manganeso se desarrollase sobre ellos, por lo que su origen sería mucho más antiguo y no tendría nada de extraordinario.

En 1998, Ben S. Roesch examinó la afirmación de que el megalodón pudiera seguir vivo hoy en día, y la respuesta que obtuvo fue negativa totalmente.

Luego entran en juego las anécdotas personales (una falacia muy utilizada en pseudociencias, por cierto). Quizás una de las más famosas es la del naturalista australiano de David Stead en 1918, pero se descartó porque sus afirmaciones no eran fiables y provenían de fuentes anónimas. Respecto al «populacho» , la gran mayoría de los casos se explican con avistamientos de grandes tiburones, ballenas… a partir de ciertas medidas, los seres humanos no somos buenos midiendo a ojo.

En 2003, científicos australianos etiquetaron con dispositivos CSIRO a un tiburón blanco de 3 metros. Falló, y enseguida saltaron las afirmaciones de que había sido devorado con el megalodón. Pero las conclusiones obtenidas por este grupo simplemente otro tiburón se comería el dispositivo (si descartamos que simplemente el dispositivo se estropeó).

Discovery Max ID

Y finalmente, si metemos a Discovery Max  de por medio… apaga y vámonos. En agosto de 2013 se emitió un documental: «Megalodon: The Monster Shark Lives» – en España fue el 22 de diciembre del mismo año con el nombre «La leyenda del Megalodón». Incluso este año se ha emitido otro en agosto también «Megalodon: The New Evidence» (no sé si ha salido ya en España).
Al final del «documental» se pueden apreciar unas frases:

None of the institutions or agencies that appear in the film are affiliated with it in any way, nor have approved its contents. Though certain events and characters in this film have been dramatized, sightings of “Submarine” continue to this day.

Megalodon was a real shark. Legends of giant sharks persist all over the world. There is still debate about what they might be.

Ninguna de las instituciones o agencias que aparecen en la película están de acuerdo ni han aprobado de ninguna manera su contenido. Aunque ciertos eventos y personajes en esta película han sido dramatizados, avistamientos de «Submarine» [es como llaman al Megalodón]  continúan hasta hoy en día.

El megalodón fue un tiburón real. Las leyendas de tiburones gigantes persisten alrededor de todo el mundo. Todavía hay debate sobre lo que pueden ser.

Es decir, no es documental, se trata de un estilo cinematográfico iniciado por Stanley Kubrick con su Operación Luna, el llamado mockumentary. Otro ejemplo, esta vez español, es el programa que hizo Jordi Évole, Operacion Palace. Se trata de un tipo de largometraje, con apariencia de documental, pero que al final se revela que es un montaje. Ergo cualquier «prueba» extraída de este falso documental es totalmente inválida.



Finalizando, está claro que ausencia de evidencia no significa evidencia de ausencia, pero hasta que no se encuentren pruebas fiables de la existencia de este tiburón no se puede afirmar que todavía existe. No es así como funciona la ciencia. Aun así, por grande que haya sido este rey de los mares, siempre tendrá un hueco en el imaginario popular y en las pesadillas de algunos…

San-Diego-Natural History Museum

¡Y no te olvides de seguir a Scire Science en Facebook y Twitter!

Notas al pie de página:
¹ Gottfried et al. (1996). También calcularon que algunos ejemplares podían llegar a medir 20 metros.
²^ Riordon, James (June 1999). «Hell’s teeth ». NewScientist Magazine (2190): pp. 32.
³^ Identifican en Canarias un banco de concepción de ‘megalodón’.

 

PD: Este post participa en la XXXI Edición del Carnaval de Biología que acoge ScyKness.

logo1

 

Fuentes:

http://dinosaurs.about.com/od/dinosaursinpopculture/fl/Megalodon-The-New-Evidence-Dont-Believe-Everything-You-See.html

http://es.prehistrico.wikia.com/wiki/Megalodon

http://es.wikipedia.org/wiki/Carcharodon_megalodon

http://en.wikipedia.org/wiki/Megalodon

http://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-zoology/2013/08/05/cryptozoologicon-megalodon-teaser/

http://phenomena.nationalgeographic.com/2014/08/13/megalodon-the-monster-sharks-dead/

http://ultimasnoticiasnew.blogspot.com.es/2013/12/megalodon-no-se-ha-extinguido-y-vive-en.html

http://www.snopes.com/critters/malice/megalodon.asp

Anuncios

Acerca de ResisZienzia

Aquí os explico un poco más sobre mí... https://scirescience.wordpress.com/2014/05/31/sobre-el-autor/ Pd: para "navegar" entre entradas, a la derecha en el principio de la página tenéis las distintas categorías.
Esta entrada fue publicada en Ciencias Naturales, Una pena que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La ciencia del Megalodón

  1. Pingback: Resumen final de lo que ha sido la #XXXIIedición del @Biocarnaval | ScyKness

  2. Pingback: Resumen XXXII Carnaval de Biología : Y mis disculpas. | ScyKness

  3. Kang dijo:

    El Megalodón es el animal más impresionante que ha existido, sería una gozada absoluta poder verlo. Pero también hubo otros bichos por los mares de la época tremendos y el Megalodón aún con todo su tamaño tuvo depredadores : http://documentalium.blogspot.com/2012/03/cachalotes-prehistoricos-los-rivales.html

    Me gusta

  4. Pingback: La ciencia del Megalodón | Pangea | Sco...

¿Alguna duda? ¿Quieres matizar? No dudes, pues, en comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s