Conociendo cómo funcionan los niños prodigio

thumbnail-php¿Qué significa que una persona sea un prodigio? ¿Qué significa talento? El psicólogo Dean Keith Simonton lo define como aquello que  le permite a una perona mejorar más rápido en un campo dado, ya sea matemáticas, música, arte o deporte, por ejemplo.

En un experimento realizado hace unos años por la psicóloga Joanne Ruthsatzles pasó el test Stanford-Binet de inteligencia a 9 niños prodigio entre los que había 1 en matemáticas, 1 en arte, 4 en música, uno que cambió de música a gastronomía y otro que cambió de música a arte (arte entendido como pintura y escultura). Lo primero que les llamó la atención fue el amplio rango de cocientes intelectuales: de 108 a 147 (para que os hagáis una idea el CI promedio de España es de 99 puntos). Aunque pueda sorprender, esto concuerda con otros estudios previos que indicaban que un niño prodigio no tiene por qué tener un CI más alto. Es más, uno de los prodigios obtuvo una puntuación en visión espacial de 71, lo que es peor que el 97% de la población general.

Pero en algo sí que destacaron: en la memoria de trabajo, obteniendo mejor resultado que el 99% de la población general. Este tipo de memoria involucra la habilidad de retener información en la memoria mientras manipulas y procesas otra información, por ejemplo, manipular frases intentando recordar la última palabra de cada frase.

En un experimento posterior, ampliaron la muestra: 18 niños prodigio, 8 de música, 5 de matemáticas y 5 de arte. Los resultados fueron:

  • Prodigios en matemáticas: Media de CI = 140; Rango = 134-147
  • Prodigios en música: Media de CI = 129; Rango = 108-142
  • Prodigios en arte: Media de CI = 108; Rango = 110-116

Los niños prodigio en matemáticas y música obtuvieron mayor puntuación que los de arte en las pruebas de cultura general, vocabulario, razonamiento y visión espacial. De hecho, los niños prodigios en arte mostraron menores habilidades espaciales que la media. Estos hallazgos sugieren que el tipo de visualización mental que ponen a prueba los tests de CI no capturan adecuadamente el talento artístico.

En cuanto a la memoria de trabajo, los prodigios en matemáticas y arte compartían prácticamente la misma puntuación pero fueron superados por los que sobresalían en música. Y las anécdotas de los padres respaldan este hecho: al parecer todos dijeron que de pequeños sus hijos empezaron a reproducir música de memoria, y que el aprendizaje y la habilidad para leer música vino después.

frase-todos-los-ninos-nacen-artistas-el-problema-es-como-seguir-siendo-artistas-al-crecer-pablo-picasso-151688

¿Qué hace que un niño sea prodigio?

Aquí entramos en el eterno debate de la biología conocido como Nature vs. Nurture (naturaleza contra educación). A pesar de la creencia popular, en la mayoría de los casos no se nace niño prodigioGenéticamente influenciado no significa genéticamente determinado. Y al contrario tampoco, la práctica no determina por si sola que se pueda llegar a ser prodigio. De hecho, en un estudio reciente, David Z. Hambrick encontró que la práctica por sí sola explica tan solo el 30% de las diferencias en distintas actuaciones musicales y partidas de ajedrez.

Y es que aquí entra en juego una ciencia que esta teniendo mucho auge últimamente: la epigenética. Esto es, a grandes rasgos, cuando el ambiente y otros factores no genéticos influyen en la determinación del desarrollo de un organismo, afectando incluso a los genes. Como un ciclo de retroalimentación, si se ve que a un niño se le da bien un campo y se le enseña y se deja que avance en ese campo producirá cada vez más mejora, pudiendo llegar a ser un experto. michael haeringer

David Henry Feldman y Lynn T. Goldsmith concluyeron que para poder ser un niño prodigio se tenían que dar, entre otras, coincidencias como: la existencia de un área en la que el niño encaje y muestre interés, disponibilidad del área en la región geográfica del prodigio, un desarrollo social y emocional saludable, algunos aspectos familiares (género, si tiene hermanos…), educación y preparación, apoyo cultural, reconocimiento por sus logros, acceso a material de refuerzo o que al menos uno de los padres esté casi completamente volcado en su desarrollo.

¡Ah! Y lo de la regla de los 10 años (que si no destaca antes de los 10 años no lo hará) suele darse, pero no es una regla, ya que hay casos de gente que incluso empezando a practicar a los 30 años ha conseguido ser un prodigio.

Os puede interesar también este libro o cómo este niño prodigio pone a prueba su memoria.

Fuentes:

http://www.huffingtonpost.com/scott-barry-kaufman/the-mind-of-the-prodigy_b_1655853.html

http://blogs.scientificamerican.com/beautiful-minds/2014/02/10/the-mind-of-the-prodigy/

Pd:  Este post participa en la XXXI Edición del Carnaval de Biología que acoge Retales de Ciencia.logo-carnaval2-copia-con-marco-negro

¡Y no te olvides de seguir a Scire Science en Facebook y Twitter!

Anuncios

Acerca de ResisZienzia

Aquí os explico un poco más sobre mí... https://scirescience.wordpress.com/2014/05/31/sobre-el-autor/ Pd: para "navegar" entre entradas, a la derecha en el principio de la página tenéis las distintas categorías.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conociendo cómo funcionan los niños prodigio

  1. Pingback: Segundo resumen de la XXXI edición del Carnaval de Biología | Retales de Ciencia

¿Alguna duda? ¿Quieres matizar? No dudes, pues, en comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s